¡Nuevo patrón en La Fábrica! Siento la ausencia de las últimas semanas, me encanta escribir en el blog, hacer y compartir cosas con vosotras, pero a veces el tiempo no da para más. Me gusta hacerlo con calma, a mi manera, que sea lo más bonito y especial posible. Las cosas llevan su tiempo y me gusta disfrutar el proceso, no hacerlo a la carrera y en modo “salga lo que salga” 🙂

Hay veces que lo más difícil es hacer la selección de los patrones que tejeremos. Momentos de esos en los que en cinco minutos en Ravelry ya tienes mil cosas añadidas a la lista de “lo tejo ya” y otras, estás horas y horas y no encuentras ese proyecto que te haga ojitos y te ilusione. Últimamente me gusta elegir calcetines que sean rápidos de tejer, sin complicaciones. De estos que después de algunas repeticiones ya te sobra hasta el esquema, que vas lanzada.

Así que siguiendo esta línea os propongo para este mes los “Bonjour Socks” de Gemma (Yarnitas). Unos calcetines llenos de pequeñas torres Eiffel. Bonitos y, por supuesto, sencillos. Lo único que modifiqué un poco al tejer fueron las punteras, las originales del patrón eran un pelín cuadradas y a mí me gustan que queden más redondeadas. Seguí las instrucciones de los Little Cable Knee Highs en cuanto a esa parte.

Los tejí con mi primera madeja teñida “en serio” con Eucalipto (os conté cómo era todo el proceso en este post) después de muchas pruebas y algo de miedo por si la liaba un poco y no salía el color como yo quería. La base es Conscious Merino, 400 metros en 100 gramos.

Toda la info del patrón y los tips para tejerlo los tenéis como siempre en la entrada del mes en La Fábrica y el resto de fotos en “sigue leyendo“. Espero que os gusten y me contéis si os animáis a tejerlos 🙂
Sigue Leyendo


Parece magia pero, un año más, estamos en la recta final antes de las Navidades y hace nada estábamos volviendo de las vacaciones de verano. El tiempo pasa volando y, al menos en mi caso, cuando ya me meto en la rutina, las semanas pasan una detrás de otra muy muy rápido.

Después del CAL “Elena ciervo”, me quedaron algunos sobrantes del algodón y antes que almacenarlos en una bolsita en el stash lanero decidí darlos uso y hacer otro amigo de la banda de PicaPau. Hace ya meses que tenía el libro pero todavía no me había animado con ningún patrón. Para hacer amigurumis soy un poco perezosa, me da rabia e incertidumbre a partes iguales el momento en el que hay que coser las piezas. 🙂

Como los colores eran más o menos parecidos a los de la cervatilla el elegido fue Daniel Jack Russell, el bibliotecario y batender de la banda. En “La banda de PicaPau” cada personaje tiene su historia 🙂

Me costó un poco hacer el comienzo del cuerpo (la primera vuelta, sea en lo que sea, en crochet, siempre es horrososa) y al colocar la cabeza, la primera vez, lo hice muy al borde y el pobre perrete se caía de morros por el peso (luego descosí y solucioné este contratiempo ^^). Pero ha quedado muy mono 🙂 Las que estéis pensando en hacer algún regalito a niños pequeños, tenéis que echar un vistazo al libro, todos los personajes son muy originales y divertidos.

Espero que os guste este simpático perrete 🙂 ¡Feliz semana!
Sigue Leyendo


Este verano, no sé muy bien cómo, decidí que quería aprender a teñir mi propia lana de forma natural. Me da mucha curiosidad saber de qué planta sale cada color, qué influye en que éste sea más vívido o más apagado, cómo poder modificarlo y todo el proceso que eso conlleva.

Lo primero que hice fue un pequeño experimento, no fuera a ser que después de haberme hecho la ilusión de que si podía, finalmente fuera algo demasiado complicado o que necesitara tanto instrumental que no fuera posible hacerlo en casa. Con canela, vinagre y un resto de lana blanca que tenía de otro proyecto hice la primera tintada. El resultado fue bastante aceptable, sin ser todo un hit, se aproximaba a lo que yo quería. Era el momento de empezar a aprender cómo hacerlo “de verdad“.

En ese punto empecé a buscar información de cómo hacerlo. Soy una persona metódica, me gusta hacer las cosas siguiendo unas pautas preestablecidas y dejar de lado el “ojímetro“. Si algo debe tener una proporción “x” no me gusta que me digan que “eso es ir probando“.

Así que, después de leer algunos blogs, compré un par de libros: “Botanical colors at your fingertips” de Rebecca Desnos y “Wild Color” de Jenny Dean (ambos en Amazon). El primero es más de andar por casa, te explica los procesos más básicos para teñir, de qué planta sale cada color, cómo lo puedes modificar y cómo mordentar utilizando soja. El segundo te lo recomiendo muchísimo si estás pensando en empezar a teñir y quieres tener a tu disposición diferentes técnicas y formas de hacer las cosas. Es el que estoy siguiendo ahora mismo y me encanta. También te explica, dentro de una selección de plantas, los diferentes colores que puedes obtener y qué método es el más apropiado en cada caso.

Hace unos días os enseñaba en Instagram (@thingstoknit) el secadero de eucalipto que tenía montado en la terraza de casa. El olor era genial, pero su destino era acabar en la olla del tinte ¿Qué color saldrá? Naranja. Haciendo click en “sigue leyendo” te explico cómo fue el proceso para conseguirlo. 🙂
Sigue Leyendo

  • Pilar Robles

    Me ha encantado tu post. Quiero aprender más sobre tintar lana. Intenté apuntarme a un curso, pero al final no pudeReplyCancel

  • Susana Gómez Paredes

    Yo soy muy impaciente. He teñido un par de veces con tinte alimentario y me ha encantado. En caliente, que es más rápido, jajaja pero me ha encantado saber que tb se puede hacer en frío. Intentaré investigar más. Besitos y feliz NavidadReplyCancel

    • thingstoknit

      ¡Muchas gracias! Esto de teñir es un pelín adictivo y hay mil formas de hacerlo, y con cada forma, nuevos resultados que investigar. ¡Es genial! Un abrazo y Feliz Navidad!ReplyCancel

  • Susana Gómez Paredes

    Por cierto, que antes se me olvidó, me encanta el color de tu madeja, es preciosa. ❤❤❤❤ReplyCancel

  • Sandra

    Hola! Me ha encantado tu post! Quiero aventurarme en el teñido y me ha aclarado bastante el proceso. Muchas gracias! Una pregunta, en qué cantidad de agua se debe disolver el mordiente? La suficiente para cubrir la lana? Gracias!ReplyCancel

    • thingstoknit

      Hola Sandra!
      ¡Muchas gracias! Me alegro de que te gustara 🙂
      El agua, tanto cuando haces el proceso del mordiente, como en la del tinte, debe cubrir la madeja y que ésta se pueda mover libremente en el agua. Que no esté apretada dentro del recipiente.ReplyCancel