Seguro que me habréis oído decir en infinidad de ocasiones que tejer en pequeñito es una de las cosas que más me gustan. Ver como van saliendo de las agujas esas prendas tan pequeñitas y delicadas es maravilloso. Creo que no hay nada más bonito para regalar en estas ocasiones que algo hecho a mano y con cariño.

Hay veces que la elección del patrón a tejer es algo que me cuesta mucho, o mejor dicho: me cuesta muchas horas de búsqueda en Ravelry, entre páginas y páginas repletas de patrones. Me gustan los diseños minimalistas, de esos que te sorprenden por lo sencillos y bonitos que son al mismo tiempo. Y eso, no siempre es fácil de conseguir.

Después de tejer para unos cuantos bebés, ya tengo mi lista de diseñadoras a las que siempre recurro en primer lugar cuando tengo que elegir un patrón. Hoy te la comparto para que también te sirva de inspiración 🙂

Sigue Leyendo

Hace más o menos un año recibí un e-mail de Laura (@mimosacafelanar), venía a Barcelona con Maria (@mariacear_) y querían quedar conmigo para presentarme una idea que tenían rondando por la cabeza.

Nos sentamos alrededor de unas tazas de té calentito y, pese a los nervios que yo llevaba (que si, que soy muy tímida y estas cosas me cuestan un poco 😉 ) fue como si las conociera de toda la vida. Me contaron que querían sacar una nueva publicación: “Cables Magazine”, me enseñaron el moodboard que habían preparado con el estilo y el contenido que querían que tuviera. Y: fue amor. Me encantó esa estética delicada y atemporal y la calidad que le querían dar al contenido. Es ese tipo de revista que compras no sólo por los patrones sino por toda la inspiración que destila, esa que guardarás siempre.

No les pude decir que no. Me tiré, de forma literal, a la piscina. Nunca había hecho algo así y me apetecía mucho formar parte de ello.

Debo decir que la experiencia ha sido de 10. Laura y María han organizado el trabajo al detalle, las fechas de entrega, materiales, revisiones, etc. Me encanta cuando todo es tan fluido y desde el principio todo es tan claro. Durante todo el proceso nos han acompañado y resuelto las dudas que pudiéramos tener. Todo este trabajo solo puede dar lugar a algo tan bonito y cuidado como es este proyecto.

Comparto esta primera edición con otras diseñadoras que son muy top, auténticas artistas que dominan las dos agujas como nadie: Lucía Ruiz de Aguirre (@luymou) que es además la autora del jersey de la portada, Monica Rubio (@monicaknit), Lehandmade (@lehandmade) y Carmen García de Mora (@carmengarciademora). Muchas gracias también a ese equipazo.

La revista ya está en preventa, desde hoy hasta el próximo día 15. Puedes comprar tu copia de la revista en el siguiente enlace: https://bit.ly/2rbXRsg

Espero que os guste tanto como a mí, está hecha con mucho cariño y cuidada al detalle.

https://transactions.sendowl.com/stores/12072/167564

¡Hola! Voy con mucho retraso, tengo proyectos que acabé y fotografié hace meses esperando a ser subidos al blog, voy intentando hacerlo poco a poco, pero a veces otras cosas se adelantan. Están siendo semanas de mucho trabajo y mucho ajetreo, también tengo alguna sorpresilla que daros dentro de muy poco ¡Estoy deseando contaros todo! Pero paso a paso 🙂

Ya han empezado los días esos en los que sales a la calle por la mañana y hace fresquero. El otoño/invierno no es de mis épocas favoritas del año, pero reconozco que no hay nada que me guste más que arrinconarme en el sofá con las agujas cuando fuera hace un tiempo de mil demonios. Es la estación perfecta para eso.

El Ziggy Shawl de Joji Locatelli (patrón aquí) lo tejí cuando empezaba la primavera. Es un patrón muy rápido de tejer y con sólo dos madejas tienes para el proyecto completo (usé dos madejas de LITLG Fine Sock en color Wolf). Cuando acabé la primera ya tenía más de la mitad del cuerpo del chal hecho. También hay que tener en cuenta que la última parte es larga de tejer porque las vueltas tienen muchos puntos. Lo acabé y esperé al verano para poder bloquearlo, para que se secara enseguida. Me da un poco de pereza hacer este proceso cuando no hace calor, porque las prendas se quedan húmedas durante días.

El chal ya de por sí era grande cuando salió de las agujas, pero bloqueado, el ancho llegó a más de 2 metros. Que si, que lo ponía en el patrón, pero en mi cabeza siempre las cosas son más pequeñas de lo que son en realidad. Aún así me parece precioso y delicado y me encanta poderme envolver, literalmente, en él.

Espero que os guste y os dé ideas por si estáis buscando un chal para tejer que podáis usar en el entretiempo y que sea rápido de hacer. 🙂 ¡Feliz sábado!

Sigue Leyendo