¡Hola! Voy con mucho retraso, tengo proyectos que acabé y fotografié hace meses esperando a ser subidos al blog, voy intentando hacerlo poco a poco, pero a veces otras cosas se adelantan. Están siendo semanas de mucho trabajo y mucho ajetreo, también tengo alguna sorpresilla que daros dentro de muy poco ¡Estoy deseando contaros todo! Pero paso a paso 🙂

Ya han empezado los días esos en los que sales a la calle por la mañana y hace fresquero. El otoño/invierno no es de mis épocas favoritas del año, pero reconozco que no hay nada que me guste más que arrinconarme en el sofá con las agujas cuando fuera hace un tiempo de mil demonios. Es la estación perfecta para eso.

El Ziggy Shawl de Joji Locatelli (patrón aquí) lo tejí cuando empezaba la primavera. Es un patrón muy rápido de tejer y con sólo dos madejas tienes para el proyecto completo (usé dos madejas de LITLG Fine Sock en color Wolf). Cuando acabé la primera ya tenía más de la mitad del cuerpo del chal hecho. También hay que tener en cuenta que la última parte es larga de tejer porque las vueltas tienen muchos puntos. Lo acabé y esperé al verano para poder bloquearlo, para que se secara enseguida. Me da un poco de pereza hacer este proceso cuando no hace calor, porque las prendas se quedan húmedas durante días.

El chal ya de por sí era grande cuando salió de las agujas, pero bloqueado, el ancho llegó a más de 2 metros. Que si, que lo ponía en el patrón, pero en mi cabeza siempre las cosas son más pequeñas de lo que son en realidad. Aún así me parece precioso y delicado y me encanta poderme envolver, literalmente, en él.

Espero que os guste y os dé ideas por si estáis buscando un chal para tejer que podáis usar en el entretiempo y que sea rápido de hacer. 🙂 ¡Feliz sábado!

Sigue Leyendo


Hasta la fecha, uno de los procesos que más me llaman la atención, que me parecen curioso de forma extrema y difícil a partes iguales es: el teñido con índigo. Tengo algún libro de los que compré al principio de empezar a teñir que describen de forma muy básica este proceso, pero creo que para hacer esto hay que tomarse las cosas con más calma y aprender y aprender lo más posible antes de ponerse con ello. Sobre todo porque hay muchas variables que influyen en la preparación del “baño” del tinte con las que hay que estar familiarizado.

De los libros que he ojeado durante este tiempo que tratan el tema, el que me ha parecido más descriptivo, ameno y bonito (tiene unas fotos espectaculares) es Indigo: cultivate, dye, create. En él se puede seguir paso a paso desde el crecimiento de la planta, la recolección, preparación del baño… hasta proyectos fáciles que se pueden hacer en casa.

A continuación paso a contarte todo lo que puedes encontrar dentro de este libro.

Sigue Leyendo


A veces coso, proyectos pequeñitos (muy pequeñitos) no os creáis. No soy nada pro de esta disciplina: algún apaño rápido y regulero en la ropa, botones que estoy a punto de perder por la calle y cosas así. El tutorial de hoy es fácil fácil, apto para las que coser algo, por pequeñito que sea, ya es un gran paso para ellas (como yo).

Si habéis sido niñas en la década de los 80/90 os acordaréis de esos coleteros de tela que nos ponían nuestras madres: los scrunchies. El primero que he utilizado este verano me lo regaló una amiga (¡gracias Vero!) y son ideales para los típicos moñetes que nos hacemos en un segundo para que el pelo no de calor o para que el pelo no se enrede en la playa.

Se tardan cero coma en hacer y en una sola tarde podéis hacer tantos como queráis. Estampados Liberty, rayas, lisos, combinados… No hay límite y, para las que hacéis patchwork, es un proyecto genial para reciclar esas tiritas pequeñas que quedan de tela y que no conseguís encajar en otro proyecto.

Sigue Leyendo