Este verano, no sé muy bien cómo, decidí que quería aprender a teñir mi propia lana de forma natural. Me da mucha curiosidad saber de qué planta sale cada color, qué influye en que éste sea más vívido o más apagado, cómo poder modificarlo y todo el proceso que eso conlleva.

Lo primero que hice fue un pequeño experimento, no fuera a ser que después de haberme hecho la ilusión de que si podía, finalmente fuera algo demasiado complicado o que necesitara tanto instrumental que no fuera posible hacerlo en casa. Con canela, vinagre y un resto de lana blanca que tenía de otro proyecto hice la primera tintada. El resultado fue bastante aceptable, sin ser todo un hit, se aproximaba a lo que yo quería. Era el momento de empezar a aprender cómo hacerlo “de verdad“.

En ese punto empecé a buscar información de cómo hacerlo. Soy una persona metódica, me gusta hacer las cosas siguiendo unas pautas preestablecidas y dejar de lado el “ojímetro“. Si algo debe tener una proporción “x” no me gusta que me digan que “eso es ir probando“.

Así que, después de leer algunos blogs, compré un par de libros: “Botanical colors at your fingertips” de Rebecca Desnos y “Wild Color” de Jenny Dean (ambos en Amazon). El primero es más de andar por casa, te explica los procesos más básicos para teñir, de qué planta sale cada color, cómo lo puedes modificar y cómo mordentar utilizando soja. El segundo te lo recomiendo muchísimo si estás pensando en empezar a teñir y quieres tener a tu disposición diferentes técnicas y formas de hacer las cosas. Es el que estoy siguiendo ahora mismo y me encanta. También te explica, dentro de una selección de plantas, los diferentes colores que puedes obtener y qué método es el más apropiado en cada caso.

Hace unos días os enseñaba en Instagram (@thingstoknit) el secadero de eucalipto que tenía montado en la terraza de casa. El olor era genial, pero su destino era acabar en la olla del tinte ¿Qué color saldrá? Naranja. Haciendo click en “sigue leyendo” te explico cómo fue el proceso para conseguirlo. 🙂
Sigue Leyendo

  • Pilar Robles

    Me ha encantado tu post. Quiero aprender más sobre tintar lana. Intenté apuntarme a un curso, pero al final no pudeReplyCancel

  • Susana Gómez Paredes

    Yo soy muy impaciente. He teñido un par de veces con tinte alimentario y me ha encantado. En caliente, que es más rápido, jajaja pero me ha encantado saber que tb se puede hacer en frío. Intentaré investigar más. Besitos y feliz NavidadReplyCancel

    • thingstoknit

      ¡Muchas gracias! Esto de teñir es un pelín adictivo y hay mil formas de hacerlo, y con cada forma, nuevos resultados que investigar. ¡Es genial! Un abrazo y Feliz Navidad!ReplyCancel

  • Susana Gómez Paredes

    Por cierto, que antes se me olvidó, me encanta el color de tu madeja, es preciosa. ❤❤❤❤ReplyCancel

  • Sandra

    Hola! Me ha encantado tu post! Quiero aventurarme en el teñido y me ha aclarado bastante el proceso. Muchas gracias! Una pregunta, en qué cantidad de agua se debe disolver el mordiente? La suficiente para cubrir la lana? Gracias!ReplyCancel

    • thingstoknit

      Hola Sandra!
      ¡Muchas gracias! Me alegro de que te gustara 🙂
      El agua, tanto cuando haces el proceso del mordiente, como en la del tinte, debe cubrir la madeja y que ésta se pueda mover libremente en el agua. Que no esté apretada dentro del recipiente.ReplyCancel


Esta semana en mi cuenta de Instagram (@thingstoknit) os avanzaba un poquito del post de hoy. Ya os decía que tenía planeado publicar un patrón, muy muy sencillo, de bebé. No es nada del otro mundo. Pero a veces en la sencillez también se encuentran las cosas más bonitas del mundo. También es cierto que a veces, basta con que busques algo así, sin complicaciones y… no encontrarlo.

Así que aquí lo tenéis: una chaquetilla/jersey de bebé de talla 0 a 3 meses, perfecto para la primera puesta. Simple, sencilla, apta para todo tipo de tejedoras, desde las más avanzadas que busquen una prenda atemporal, a las más novatas, que estén experimentando construcciones nuevas y seguir creciendo en la técnica de las dos agujas.

Las muestras las tejí con DMC 100% Baby, una lanita amorosa y respetuosa con la piel de bebé, queda mullidita y achuchable 🙂 Necesité dos ovillos para cada jersey. Pero en realidad cualquier madeja de lana que tenga un metraje de 400 metros en 100 gramos os serviría para hacerlo completo y, en este caso, sólo haría falta una. También necesitaréis unos botoncitos para abrocharlo: 5 en total.

El patrón lo podéis encontrar haciendo click aquí. En él os he detallado las vueltas de cada parte, dónde hacer los ojales y he incluido todas las anotaciones que me voy haciendo mientras tejo.

Espero que os sea útil, y que me enseñéis el vuestro si lo tejéis 🙂 ¡Feliz sábado!
Sigue Leyendo

  • Gracias Irene, está bellísimo, ya voy a probar de hacerlo!! Muchas gracias!!!ReplyCancel

  • Roser

    ¡Qué monada!

    Tengo muchas ganas de retomar las agujas, y además estamos esperando una criatura para finales de mayo…

    Me pregunto si costaría adaptar el patrón para hacer un jersey un poco más grande, para 3-6 meses o un poco más, así tendría una prenda para otoño-invierno.ReplyCancel

    • thingstoknit

      Hola! ¡Enhorabuena por ese peque que viene ya de camino!

      Realmente no es difícil adaptar este patrón, tendrás que montar más puntos al comienzo, y hacer cada una de las partes más grande. Estos cálculos los podrás hacer basándote en una muestra de orientación. Para las medidas te dejo el link a una tabla: https://i.pinimg.com/originals/ae/85/44/ae8544e04b1f39dfdeeed6934f1a95a4.png

      Una vez que tengas los puntos para montar el cuello calculados, vas tejiendo la primera parte de incrementos, una vez que tengas la medida del hombro a la sisa, separas puntos y tejes el cuerpo y las mangas por separado.

      Un abrazo muy fuerte! si tienes cualquier duda, me dices 🙂ReplyCancel


Si hay algo que me puede gustar más que el chocolate es levantarme temprano los sábados. Madrugar lo he odiado toda mi vida. Siempre he sido del equipo de “cinco minutos más” cuando suena el despertador. Eso creo que solamente lo cumplo los días que tengo que madrugar para ir a trabajar. Los fines de semana en cuanto me despierto, me levanto. ¿Por que tenga que hacer algo? Realmente a veces no, pero eso de dar unas vueltecitas al proyecto que tienes entre manos mientras desayunas con todo en silencio, viendo alguna serie de esas que sólo te pones de fondo en Netflix… para mí no tiene precio.

Ahora que ya hace algo más de fresquete, y apetece tejer proyectos con lana más abrigadita, os enseño mi Eri (Laine Magazine 4). Mi proyecto de las vacaciones de verano y que tuve que tejer bajo el aire acondicionado porque… da calorcito. Las fotos también las hice en cuanto lo bloquee, justo después de terminar de tejer, y doy fe de que es abrigadito.

Me gustó tanto tejerlo que no me importaría volver a hacer otro. El cuerpo quedó como a mí me gusta, nada de que sea corto, lo prefiero un poco por debajo de la cinturilla de los tejanos. El único ¡ay! que tuve fueron las mangas, que terminé justo las disminuciones una vuelta antes de empezar a hacer el elástico y son un pelín, pero muy poco, largas. Del estilo Enrique Iglesias cuando cantaba con su gorra, su lunar y su “experiencia religiosa“.

Las madejas para tejerlo las encontré por pura casualidad. Lo quería tejer en un color parecido al del patrón, pero no quería comprar el material online por si después la tintada variaba mucho. Y en una visita fortuita de “solo voy a dar una vueltecita” a Miss Kits, la encontré. Es Malabrigo Arroyo en color Reflecing Pool. El color es un poco más oscuro de lo que ha salido en las fotos 🙂

Espero que os guste este proyecto 🙂 ¡Hasta el sábado que viene!

Sigue Leyendo